by Pilar Santamaría Motta


Las arvejas, además de llegar a mi infancia como rodantes, divertidas y gustosas acompañantes de sopas y secos, llegaron a mi vida desde las profundas cuevas literarias en mi carrera de Biología, como verdes mensajeras o pitonisas de la Genética cuya cualidad vidente radicaba en predecir los caracteres fenotípicos[1] de la descendencia.

Ellas, criadas, regadas, asoleadas, contadas, digeridas y largamente contempladas por Gregor Johann Mendel durante más de una década, poco a poco le confiaron los secretos de su progenie, otorgándole sus dotes casi-chamánicas [2] al revelarle la fórmula mágica para predecir el color y textura de sus simientes y así, transformar de fondo no sólo la ciencia, sino la percepción colectiva de la realidad de esta sociedad viniente.

Mendel, hijo de labriegos, quien a pesar de la voluntad de su padre de convertirlo en el sucesor de la quinta familiar, rebelose para convertirse en un Ser de Bordes. Ser de Bordes, cual Chamán, sometiose a una rigurosa preparación mental y espiritual, pasando por los ritos de iniciación de la ciencia y el sacerdocio, ayunos y retiros, hasta lograr hablar con los espíritus de las plantas de poder, en especial, las arvejas, alcanzando a través de ellas sus cualidades visionarias y adivinatorias.



Mendel, Ser de Bordes, transitando entre la tierra y el monasterio, el sacerdocio y la pedagogía, entre la física y la agronomía, la ética y la filosofía, entre la mística religiosa y la lujuria científica, entre el Ser humano y el Ser Semilla. Mendel, Ser de Bordes, que transitaba entre el comer y la siembra, o lo que es lo mismo, la propagación de la vida. Mendel, en secreto comulgaba con el cáliz de una vaina, el elíxir de arvejas rugosas y las hostias de arvejas lisas.


Peas fighting against hopeless times, by Pilar Santamaría Motta


Pilar Santamaría Motta

Bióloga,  Artista y ser humano admirado de todos los Seres macro y microscópicos. Su trabajo se enfoca en aprehender sobre las relaciones con otros organismos, discurre entre la biología, la historia de los pueblos y diferentes medios explorando la interdependencia de la Ciencia, el Arte y la Vida. En sus proyectos podrá encontrar enormes circuitos de baterías de papas, cultivos de la flora de piel humana o espacios incentivando re-encuentros entre gente humana y gente con clorofila. 


VerdeMente, diálogos con Seres fotosintéticos - Primera semilla


1 Características externas en un organismo que son el resultado de la herencia genética y el ambiente. (Color de ojos, de piel, presencia de pecas, son ejemplos de caracteres fenotípicos).


2 Araújo, J.R., 2002. “Comunicação E Exclusão: A Leitura Dos Xamãs”. Arte y Ciência Editora, Sao Paulo. (disponible en https://books.google.com.co/books?id=XTeWWmL02hUC)

by Emma Meng


If I could count the days 

Your prickles caught my gaze 

And I thought to myself 

Up on that bare bookshelf 

Do you need some water? 

Shall I wait until it's hotter? 

What sort of desert do you prefer? 

My shelves or another? 

But then my gaze drifts 

And soon attention shifts 

Another day, another drought 

My bad, Torch Plant


Emma is a senior at Chatham University in Pittsburgh, Pennsylvania studying sustainability.



by Steph Jeffries

Tuliptree (Liriodendron tulipifera) bloom

Stop whatever you are doing.

Go outside, right now,

Before sunlight lifts the morning dew

And the air is still awakening.

Look up.

Breathe in the primeval sweetness

Of tuliptree flowers, and watch the squirrels

Nip them off, holding the cups in their paws

Like goblets, imbibing the nectar,

Pulling tepals off one by one

Like an artichoke, then releasing them

To tumble to the ground.

Ask yourself--

How you could have missed

This small miracle,

Happening just outside your door.


Steph Jeffries is a forest ecologist and Teaching Associate Professor in the Department of Forestry and Environmental Science at NC State University in Raleigh, NC, where she teaches Dendrology and Forest Communities. She is the co-author of Exploring Southern Appalachian Forests and loves sharing her love of trees and forests with people of all ages. Read more of Steph's poetry at Running with Scissors and follow her on twitter at @scissorsrunning.